1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)

El crimen de Los Ramones

El 6 de mayo de 1964 fueron ultimados los jóvenes militantes del Partido Unido de la Revolución Socialista, Abel Roig Santos y Santos Caraballé Abreu

El 6 de mayo de 1964 a las 8:30 p.m., los campesinos residentes en la finca Los Ramones, de la zona de Venegas-Perea, en el actual municipio espirituano de Yaguajay, escucharon un fuerte tiroteo por la vuelta del camino que cruzaba el lugar, sin saber a ciencia cierta de qué se trataba, aunque supusieron que era un cerco o peine sorpresivo de las milicias que habían chocado con una banda armada por aquellos contornos.

Alertados por el ruido de los disparos, los milicianos de la zona cogieron sus armas y corrieron a ocupar sus puestos. Cuando llegaron al lugar, encontraron los cadáveres de los jóvenes Santos Caraballé Abreu y Abel Roig Santos, queridos activistas revolucionarios, militantes del Partido Unido de la Revolución Socialista de Cuba (PURSC), que venían de una reunión de promoción de la Batalla por el Sexto Grado en la escuela primaria de Los Ramones.

También estaba allí, herido de gravedad, el joven Lorenzo Hernández Brito, militante de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), quien fue trasladado con urgencia hacia un centro de salud donde se logró salvar su vida. Los bandidos, que habían profanado los cuerpos de los dos fallecidos, los despojaron a los tres de todos sus objetos de valor.

Cuando la noticia se esparció por las zonas circundantes, un manto de consternación y dolor, y también de rabia, se abatió sobre quienes conocían a esos muchachos ejemplares, afanados en la noble tarea de enseñar a la masa campesina y desarrollar el campo recién recuperado para sus legítimos propietarios, los campesinos que trabajaban la tierra. 

DETALLES DE LA EMBOSCADA Y EPÍLOGO

Según se pudo establecer más tarde, los bandidos estaban al tanto de la reunión en la escuelita de Los Ramones y de que a esta asistirían algunos dirigentes locales, por lo que con toda alevosía montaron la emboscada junto a una cerca que haría detener forzosamente el vehículo en que viajaban.

Próximas las 10:30 p.m. el jeep llegó a ese punto y recibió una granizada de balas, disparada por los bandidos al mando del cabecilla Mario Bravo. Sin tiempo para reaccionar, Santos y Abel murieron instantáneamente, mientras Lorenzo Hernández, secretario de la UJC del Seccional, resultó gravemente herido.

Temiendo la reacción natural del pueblo hecho milicia, el cabecilla Mario Bravo y su banda se retiraron rápidamente del lugar para continuar con sus fechorías en otra parte, hasta que, seguidos de cerca por los batallones de la LCB, son localizados el 20 de junio de 1964 en la loma El Blanquizal, Yaguajay, y al día siguiente se tiró el cerco, dificultado por una topografía muy escarpada.

El 23 de junio se inicia el peine, matizado de varios tiroteos y escaramuzas en las que son capturados algunos integrantes de la banda, hasta que el 24 por la noche cae Mario Bravo en manos de sus perseguidores, herido de suma gravedad y, a pesar de que intentan salvarle la vida, fallece antes de la llegada al hospital. Pereció este hombre —convicto de otros crímenes— como había vivido.


Efemérides por meses

Enero Febrero
Marzo Abril
Mayo Junio
Julio Agosto
Septiembre Octubre
Noviembre Diciembre