Actualizado: Viernes 15 Noviembre 2019, 17:21:21.

Sugerencias

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 5.00 (1 Vote)
Vecinos de La Trinchera aseguran haber visto ejemplares de esta especie en la zona. (Foto: Vicente Brito/ Escambray)

Apareció en el 2014 en una barriada de La Habana y ya se ha extendido a otras provincias y al Municipio Especial Isla de la Juventud. Aún no ha producido afectaciones en grandes extensiones agrícolas.

Desde hace unos años, el ritual mañanero de Nelia —una vecina del reparto Poey, en el municipio capitalino de Arroyo Naranjo— comienza con “la recogida del caracol”. Al narrar su faena cotidiana omite que se trata del llamado “Gigante Africano”, pues considera que mucho se ha hablado sobre el tema y resulta conocido. 

“Lo tengo en todas partes, se cuela en las matas de plátano, en las plantas ornamentales, y ¡qué decir cuando llueve!  Si es de noche, al otro día cuando me levanto tengo el patio inundado. Ya no sé qué hacer. Por lo pronto, me consuelo al saber que no soy la única que convivo con estos `visitantes dañinos`, pues otros vecinos también reciben sus nefastas consecuencias”.

Ciertamente, los primeros reportes de la aparición de este molusco datan de junio del 2014 y fue, precisamente, en esta barriada donde se vio por vez primera. Según ha sido reconocido se introdujo en el país para cuestiones religiosas.  

El Instituto Nacional de Sanidad Vegetal confirmó su presencia en Sancti Spíritus. La Dirección Provincial del Centro de Vigilancia y Lucha Antivectorial en Sancti Spíritus recomienda a la población que, en caso de localizar nuevas colonias del caracol, no deben tocarlos sin protección y sí comunicarlo de inmediato al área de Salud o al departamento de vectores de cada policlínico para que sean los especialistas quienes los evalúen.

¡Un gran peligro!

El caracol gigante africano —tal y como su nombre indica— procede de este continente. No ofrece ventaja alguna para la agricultura y,  por el contrario, resulta en extremo dañino para los seres humanos y la vida en sentido general, pues devora cultivos y jardines.  

Se trata de una especie altamente invasora y grandes colonias de caracoles africanos pueden formarse a partir de un solo individuo.

Su presencia es notable en otros países, entre estos Colombia, Venezuela, República Dominicana, Guadalupe, Trinidad y Tobago y Estados Unidos.

En relación con la salud humana, este molusco es un foco transmisor de parásitos, como el strongyloides stercorialis, que produce enfermedades como la meningitis, la bronquitis, la estrongiloidiasis, entre otras.

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (Uicn), está considerado entre las 100 especies exóticas invasoras más destructivas y dañinas del mundo. Ello se debe a que sus características fisiológicas y morfológicas le confieren resistencia para sobrevivir en cualquier ambiente y alimentarse especialmente de materia fecal, animales en descomposición y basura. 


Formas para combatirlo

Por la importancia del tema, CubaSí dialogó con el Máster Ariel Castillo Rodríguez, subdirector de la dirección nacional de Sanidad Vegetal, entidad adscrita al Ministerio de la Agricultura; organismo de la Administración Central del Estado (OACE) que es el coordinador del grupo de trabajo para el enfrentamiento y control del caracol. Lo integran, además, los ministerios de Salud Pública, Educación, Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, y las organizaciones políticas y de masas. 
 
Explicó que la propagación del molusco no se ha enmarcado en áreas agrícolas, sino en asentamientos poblacionales, sitios albañales, en laderas de ríos, o sea en lugares húmedos, donde están creadas las condiciones para su hábitat.
 
Asimismo, comentó que en nuestro país hay reportes de afectación en 12 provincias y el Municipio Especial Isla de la Juventud, aunque todavía los daños no son considerables. 

Precisó que La Habana tiene la situación más compleja, pues está presente en todos sus municipios, por lo que existe un plan de acción abarcador, debido principalmente a cómo se puede diseminar su población.  

“Hoy la Agricultura —expresó— tiene las condiciones creadas en caso de que el caracol apareciera en zonas agrícolas extensas”, y precisó que los productos que pudieran manejarse en ese contexto no deben emplearse en patios y casas, pues son contaminantes. 

Recomendó evitar el contacto, no tocar con las manos, porque es un vector de enfermedades tanto al ser humano como a la salud animal y vegetal.

El especialista señaló que constituye una necesidad realizar labores integradoras de saneamiento y recogida del caracol, el cual puede enterrarse, sumergirse en agua caliente o en cal. De igual manera, puede aplicársele sal, aunque esta variante es una alternativa debido al déficit del alimento. 

A la pregunta de si hoy su presencia puede considerarse una plaga agrícola, afirmó que este término está relacionado con daños, y en la actualidad —según monitoreos realizados— el caracol no ha producido afectaciones en grandes extensiones agrícolas, ya que se ha limitado a zonas urbanas. Sin embargo, no descartó la posibilidad de que pueda convertirse en una plaga en algún momento.

infografia caracol gigante

CUBASÍ

 

 

 

Pin It

Escribir un comentario

El Portal del Ciudadano se reserva el derecho de moderar aquellos comentarios que irrespeten los criterios ajenos, ofendan, usen frases vulgares o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Código de seguridad
Refescar

Comentarios  

#1 diana 17-06-2019 10:44
Domingo 16 de junio, Feria de Cabaiguán, estos moluscos los pude ver e incluso había personas que les daban patadas, sucede que están creadas las condiciones para su reproducción, en todo el lateral de la línea, frente a la Funeraria, se encuentra la basura en montones y debajo de esa humedad los caracoles tienen su casita. En ese mismo lugar se vende a la población, todo tipo de alimentos y los vendedores lo llevan en cajas.
No creo que sea necesario ahondar más sobre el tema
Responder